La leyenda de Sawney Bean
La leyenda de Sawney Bean

Puedes escuchar el episodio haciendo click en el reproductor

Envía tu sugerencia o comentario desde aquí

Suscríbete GRATIS al Club Escocia sin límites para acceder a episodios exclusivos

La leyenda de Sawney Bean  es una de las historias más arraigadas y espeluznantes en el folklore escocés. ¿Existió alguna vez un clan caníbal liderado por una pareja de delincuentes? En este episodio del podcast, os cuento una de las leyendas que más sorprende y horroriza a los turistas que visitan Edimburgo.

 

Sawney Bean

Se dice que Alexander (Sawney) Bean nació a finales del siglo XVI en East Lothian, un concejo escocés ubicado a tan solo unas pocas millas de la capital de Escocia. Su familia era humilde pero honrada y su padre se ganaba la vida excavando zanjas en campos y recortando retos en jardines. Desde pequeño, el joven Alexander tuvo claro que el trabajo físico no era para él y esto le hizo tener muchos problemas con su familia. Además no era para nada religioso y carecía de empatía, ética y moral. Pronto se convirtió en la oveja negra de la familia y comenzó a merodear las calles y a delinquir. Tuvo graves problemas con sus padres y finalmente decidió emanciparse y vivir por su cuenta asaltando y robando en las calles de una difícil Edimburgo en plena reforma protestante.

 

Black Agnes

Fue en esta época en Edimburgo cuando conoció a quien se convertiría en su compañera de vida: Agnes Douglas (Black Agnes). Hay versiones que cuentan que Agnes era una ramera que decidió fugarse de la ciudad con Bean. Otras fuentes se refieren a ella como mujer oscura, asociada a la brujería y condenada por el pueblo por sus prácticas satánicas. En cualquier caso, parece que ambos se complementaban a la perfección y decidieron emigrar juntos lejos de Edimburgo.

 

Los bosques de Galloway

La pareja emigra a la zona rural de Galloway y se ganan la vida asaltando a viajeros en los caminos. Con los beneficios de lo que roban a los vendedores ambulantes, pueden comprar comida, pero pronto la gente de la región empieza a conocerlos y a no venderles ni cambiarles nada por la mercancía robada. Se mueven constantemente de una zona a otra hasta que encuentran una profunda cueva en la que asentarse. Está alejada del camino principal y cerca de los acantilados que encaran la costa de Irlanda. Aquel sería su nuevo hogar y allí formarían una familia y vivirían casi tres décadas.

 

Canibalismo

La leyenda de Sawney Bean y Black Agnes llama la atención por ser una historia macabra. Con el paso del tiempo, la pareja tenía más difícil el poder alimentarse y sus retorcidas personalidades les llevaron a cometer atrocidades. Con el tiempo dejaron de asaltar a sus victimas para pasar a asesinarlas y llevarlas a la cueva. Allí se alimentaban de carne humana. Durante el tiempo que vivieron en aquella guarida desaparecieron más de 5000 personas de los bosques y caminos de Galloway.

Los Bean comían y fornicaban entre aquellas paredes de roca y con el tiempo tuvieron quince hijos e hijas que también se comenzaron a reproducir en cuanto fueron adolescentes. El incesto entre todos ellos les dio nietos y toda la extirpe sin excepción se alimentaba a diario de carne humana.

Al principio los aldeanos de poblaciones colindantes atribuían las desapariciones a animales salvajes. Años más tarde ya se hablaba de los demonios del bosque y al final la paranoia se instauró en cada uno de los pueblos. Todos sospechaban de todos, ya que las desapariciones no cesaban.

Por fin, el ejército de Jacobo VI, alertado por las habladurías en todo el país, envió un destacamento de 400 soldados con perros de caza. No tardaron en dar con la caverna y allí encontraron a los 45 miembros de la familia Bean, escondidos en la cueva junto con multitud de huesos y despojos humanos. Todos ellos fueron juzgados y ejecutados en la hoguera.

 

La leyenda de Sawney Bean es motivo de controversia para los historiadores locales. Algunos creen que esta fue una historia real. Otros sin embargo, piensan que se trata de una leyenda que proviene de la propaganda inglesa contra la Escocia católica. En cualquier caso, sigue siendo una historia muy popular en las calles de Edimburgo.

¿Quieres venir a Escocia?: www.mundoescocia.com

Gracias por seguir Escocia sin límites en Instagram y Facebook y por tus valoraciones en Ivoox y Apple Podcast

Compartir en redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp